Astronomía

¿Habría sido posible enviar una señal de radio hacia ʻOumuamua?

¿Habría sido posible enviar una señal de radio hacia ʻOumuamua?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Como no pudimos obtener ninguna señal de radio del asteroide ʻOumuamua, ¿no podríamos haberle enviado una señal de radio potente y luego verificar si podemos obtener alguna señal de radio en respuesta?

De esta manera, al menos podemos comprobar si es solo una roca o cualquier nave espacial extraterrestre. Si fuera una nave espacial extraterrestre, creo que definitivamente deberían dar una señal de radio en respuesta.


Respuesta publicada debajo del cable durante el cierre. Otros pueden escribir una respuesta adicional y / o diferente tan pronto como se emitan dos votos más de reapertura.

¿Habría sido posible enviar una señal de radio hacia ʻOumuamua?

Si. Ciertamente es cierto que en cualquier momento, un gran radiotelescopio o incluso un pequeño transmisor siempre pueden enviar una señal. hacia alguna cosa. New Horizons puede recibir nuestras señales ahora aunque esté en el cinturón de Kuiper porque sabe cuándo y dónde escuchar y en qué frecuencia.

Como no pudimos obtener ninguna señal de radio del asteroide ʻOumuamua, ¿no podríamos haberle enviado una señal de radio potente y luego verificar si podemos obtener alguna señal de radio en respuesta?

El asteroide estuvo bastante cerca de nosotros en la segunda mitad de 2017, pero ahora está mucho más lejos que New Horizons. Sin embargo, si tuviera tecnología avanzada, sabría que somos muy activos en el espectro de radio electromagnético y podría estar escuchando. Si es así, ciertamente podríamos haberle enviado una señal que podría recibir.

Verificar una respuesta también es difícil porque necesitaríamos saber qué frecuencia y cuándo. Tendríamos que destinar recursos, etc.

Para la frecuencia, vea también


Debajo: Gráficos de la distancia de ʻOumuamua (irregular, azul) y la nave espacial New Horizons (recta, verde) desde la Tierra en función de los años desde 2017-01-01.


¿Habría sido posible enviar una señal de radio hacia ʻOumuamua? - Astronomía

Me preguntaba si hay actividades de alto poder inexplicables o débilmente teorizadas (como estallidos de rayos gamma) que posiblemente podrían ser causadas por la actividad de otras civilizaciones avanzadas en nuestro universo. Perdóname, sé que la pregunta está bastante "ahí fuera", es solo que me preguntaba si alguien estaba buscando señales de vida extraterrestre de esta manera.

No hay forma de que podamos descartarlo por completo, por supuesto. Sin embargo, creo que hay varias razones por las que probablemente este no sea el caso.

Primero, todos los fenómenos astronómicos que vemos tienden a ser de "banda ancha", lo que básicamente significa que emiten luz que contiene muchos colores diferentes. Por el contrario, muchas de las señales que producen los humanos que serían detectables desde el espacio exterior son de banda estrecha, lo que significa que la luz contiene principalmente un color específico. Esto es especialmente cierto en el caso de las señales que se utilizan para la comunicación; por ejemplo, cuando escucha una estación de radio, debe sintonizar su radio en una frecuencia muy específica (es decir, el "color" de la onda de radio) para recibir la señal que se está emitiendo. enviado, y si lo cambia un poco, ya no detectará la transmisión de esa estación.

Las señales de banda estrecha son la mejor manera de concentrar la mayor cantidad posible de la potencia de la señal en un régimen detectable, lo que ahorra energía y hace que sea más fácil distinguir la señal del ruido de fondo. Por lo tanto, es probable que las civilizaciones extraterrestres también usen señales de banda estrecha para comunicarse, y ninguno de los fenómenos astronómicos que hemos visto caer en esta categoría (el proyecto SETI @ home, de hecho, solo busca señales de banda estrecha, y esa es una de las formas en que podrían distinguir cualquier señal extraterrestre "real" de un fenómeno natural).

Por otro lado, es posible que las civilizaciones extraterrestres tengan receptores que funcionen de manera diferente a los nuestros (por lo que su definición de "banda estrecha" sería diferente a la nuestra), y ciertamente es posible que puedan producir señales no destinado a la comunicación que podríamos detectar.

Segundo, los fenómenos astronómicos que observamos tienden a ser extremadamente eventos energéticos, y es difícil imaginar qué podría estar haciendo una civilización extraterrestre para usar tanta energía tan rápido. Los estallidos de rayos gamma (GRB) en particular se encuentran entre los eventos más energéticos del universo, por lo general liberan alrededor de 10 51 ergios de energía en menos de un minuto; esto es equivalente a tomar un planeta con la masa de Júpiter y convertir completamente su masa en energía (como en una bomba nuclear) en un período de tiempo extremadamente corto! Por qué las civilizaciones extraterrestres querrían hacer desaparecer por completo planetas del tamaño de Júpiter y enviar la energía radiante al universo es un misterio para mí (aunque ciertamente no puedo afirmar tener idea de cómo piensan).

Tercero, los fenómenos astronómicos que vemos tienden a caer en categorías distintas, y dentro de cada categoría hay muchos objetos diferentes cuyas propiedades son las mismas, excepto por las fluctuaciones estadísticas. Por ejemplo, se han descubierto miles de GRB, y si observa un histograma de sus duraciones (cuánto dura cada evento), verá que se agrupan alrededor de un valor particular con alguna variación estadística alrededor de ese valor (en realidad, en el caso de GRB hay dos valores con variación estadística alrededor de cada uno, pero eso se debe a que lo que llamamos "GRB" en realidad ahora se cree que son dos tipos diferentes de objetos).

Esto puede ser una especulación, pero no creo que las civilizaciones avanzadas sean tan predecibles que todas evolucionarían hacia el punto en el que decidieron hacer lo mismo, un evento extremo (como destruir uno de los planetas de su sistema solar). Creo que vemos evidencia de esto en la Tierra, donde los seres humanos que inicialmente estaban aislados unos de otros desarrollaron culturas tan diferentes en todo el mundo. Para mí, el hecho de que los diferentes eventos astronómicos que vemos sean tan similares en todo el universo es evidencia de que tienen una explicación física simple, en lugar de deberse a la actividad de las criaturas vivientes y sus patrones de comportamiento y química mucho más complejos.

Curiosamente, cuando se descubrió el primer púlsar de radio en 1967, se consideró brevemente la idea de que la señal periódica podría haber sido de una civilización alienígena. Como lo describió Jocelyn Bell (la estudiante de posgrado que hizo el descubrimiento inicial), al principio estaba molesta en broma por la posibilidad ("Aquí estaba yo tratando de obtener un doctorado de una nueva técnica, y un montón de tonterías pequeñas los hombres verdes tenían que elegir mi antena y mi frecuencia para comunicarse con nosotros "), pero una vez que descubrió un segundo púlsar, se dio cuenta de inmediato de que era muy poco probable que fuera obra de una civilización extraterrestre. En sus palabras: "Dejé la grabación en el escritorio de Tony y me fui, mucho más feliz, por Navidad. Era muy poco probable que dos montones de hombrecitos verdes eligieran la misma, improbable frecuencia, y a la misma hora, para intentar señalizar al mismo planeta Tierra ".

Ahora sabemos que los púlsares pueden explicarse bien como estrellas de neutrones que giran rápidamente y, desde el descubrimiento inicial, los astrónomos han encontrado más de mil más de estos objetos. Creo que es muy probable que cualquier nueva categoría de objetos sospechosos que se descubra en el futuro siga una historia similar a la de los púlsares.

Esta página fue actualizada por última vez por Jake Turner el 28 de enero de 2019.

Sobre el Autor

Dave Rothstein

Dave es un ex estudiante de posgrado e investigador postdoctoral en Cornell que utilizó observaciones de rayos X e infrarrojos y modelos informáticos teóricos para estudiar la acumulación de agujeros negros en nuestra galaxia. También hizo la mayor parte del desarrollo de la versión anterior del sitio.


Los astrónomos podrán utilizar el radiotelescopio más grande del mundo y el número 8217 para buscar señales de civilizaciones extraterrestres

En abril, informamos sobre cómo una colaboración entre la Academia de Ciencias de China, la Iniciativa Breakthrough Listen y el Instituto SETI planeaba usar el nuevo radiotelescopio de apertura de quinientos metros (FAST) para buscar signos de vida extraterrestre. Ahora nos reunimos con otro de los científicos del proyecto para desarrollar algunos detalles más de sus planes de observación y qué observaciones esperan hacer en el futuro.

FAST tuvo su primera luz en 2016 y se puso en marcha por completo en enero de 2020, pero el proyecto ha sido utilizado exclusivamente por científicos chinos locales hasta ahora. Eso está a punto de cambiar el próximo año, y muchos grupos, incluidos los interesados ​​en SETI, están listos para presentar planes de observación propuestos que harían uso de la extraordinariamente alta sensibilidad de FAST, que es 2,5 veces más que el siguiente mejor radiotelescopio disponible.

Hay tres puntos en los planes de observación que sugieren los autores del artículo publicado en Research in Astronomy and Astrophysics. Primero, observarán la galaxia de Andrómeda, luego las estrellas que TESS muestra que tienen planetas en su zona potencialmente habitable y, finalmente, observarán las señales moduladas que han sido indetectables para los esfuerzos de SETI hasta hace poco.

Representación de los observatorios que utiliza la iniciativa Breakthrough Listen
Crédito: Breakthrough Listen

El primero de estos objetivos, la galaxia de Andrómeda, puede parecer una elección extraña para una misión de monitoreo SETI. Sin embargo, el Dr. Vishal Gajjar, científico de Breakthrough Listen Initiative y autor correspondiente del artículo, señala que hasta ahora los astrónomos han ignorado por completo cualquier señal potencial proveniente de la galaxia.

Esto podría deberse a que muchas señales se considerarían demasiado débiles para ser detectadas por los instrumentos modernos. Sin embargo, con la mayor sensibilidad de FAST, los astrónomos podrían captar señales a 10 19 vatios. Eso puede parecer mucha energía y # 8211 es más que el consumo anual de toda la Tierra. Sin embargo, para civilizaciones a gran escala, como las que podrían considerarse Kardashev Tipo II, apenas sería una gota en el balde. Así que hay una posibilidad decente de que podamos captar una señal de una civilización así incluso tan lejos como Andrómeda.

Imagen que muestra cómo la galaxia de Andrómeda se puede dividir en panales, que luego pueden ser el foco de uno de los rayos de imágenes FAST & # 8217s 19.
Crédito: D Li. et todo

Nuestra propia galaxia vecina más cercana está compuesta por 1 billón de estrellas, lo que sería mucho para buscar. Afortunadamente, FAST tiene una característica única que lo haría muy adecuado para observar un área tan densamente poblada. Tiene 19 haces individuales que pueden dirigirse a diferentes puntos del cielo. El equipo planea estudiar más de 1 billón de estrellas en la galaxia de Andrómeda tomando 21 imágenes hexagonales, cada una de las cuales requerirá 4 indicaciones diferentes de los 19 rayos que componen el sistema de recolección de datos de FAST. Cada apuntamiento tomaría 10 minutos, por lo que el estudio completo de la galaxia de Andrómeda solo tomaría alrededor de 14 horas de tiempo de observación.

Eso dejaría mucho tiempo extra para otra de las encuestas que el equipo espera realizar: una encuesta de planetas en la zona habitable de su estrella encontrada por el Satélite de reconocimiento de exoplanetas en tránsito (TESS). Si bien Kepler, otro telescopio de búsqueda de planetas, en realidad ha encontrado más exoplanetas que TESS, la mayoría de ellos están mucho más lejos y, por lo tanto, tendrían señales mucho más débiles. La distancia promedio a un planeta que TESS examinó está entre 100-200 años luz y mucho más cerca que las encontradas por Kepler. Entonces, incluso si una civilización no envió intencionalmente una señal directamente a la Tierra, es posible que podamos captar fugaces destellos de mensajes que se enviarían entre ellos, como controlar rovers robóticos en otro planeta o emitir su equivalente de canales de televisión de radiofrecuencia. .

Concepto artístico del Satélite de reconocimiento de exoplanetas en tránsito y sus 4 telescopios.
Crédito: NASA / MIT

En lugar de utilizar Fast L-band Array (FLAN), que alberga los 19 haces que serían tan útiles para estudiar Andrómeda, el equipo planea utilizar una serie de receptores de haz único para estudiar los planetas candidatos a TESS. Estos receptores de haz único tienen un ancho de banda mucho más amplio que la banda 1050-1450 que está disponible en FLAN. Van desde A1 (70-140 MHz) hasta A1 (2000-3000 MHz). El ancho espectral de estos receptores permitirá a los astrónomos observar señales que serían inalcanzables con otros telescopios. Los extraterrestres podrían usar anchos de banda de señal no convencionales, por lo que cuanto mayor tamaño de frecuencia es capaz de capturar un telescopio, más valioso es para los astrónomos de SETI.

No es solo la repetición de señales en un solo ancho de banda lo que interesa a esos astrónomos. Las señales moduladas, como las que transportan datos, serían un santo grial de la investigación de SETI. Con una combinación de la sensibilidad de FAST y algunos nuevos algoritmos de aprendizaje automático asistidos por IA, los investigadores finalmente podrán identificar una señal modulada de origen desconocido.

El equipo de Breakthrough Listen se unió al desafío de Clasificación de señales de inteligencia artificial del Ejército de EE. UU. Como parte de ese desafío, desarrollaron un algoritmo conocido como clasificador de aprendizaje automático que pudo identificar señales moduladas novedosas con un 95% de precisión. Cuando se aplica a SETI, esto ayudaría al equipo a notar cualquier tipo de patrón modulado novedoso. Al igual que con los anchos de banda de la señal, los extraterrestres pueden usar una técnica de modulación completamente desconocida. Pero el algoritmo del equipo Breakthrough Listen debería poder identificar que al menos hay una señal. Traducir lo que significa es mejor dejarlo en manos de libros de ciencia ficción como Contact por ahora.

Ejemplos de diferentes tipos de modulación & # 8211 Modulación de frecuencia (FM) y Modulación de amplitud (AM). Ambos se utilizan comúnmente en equipos estéreo de consumo.
Crédito: NASA / & # 8217 JPL

En el futuro, tal programa de traducción podría ser posible y los científicos # 8211 son inteligentes después de todo. Cualquier esfuerzo de este tipo requeriría una enorme cantidad de datos recopilados. Por ahora, FAST sigue siendo la fuente de datos de mejor calidad disponible para tales búsquedas SETI. El equipo de Breakthrough Listen espera recibir financiación para los programas de búsqueda descritos en su artículo en los próximos años. Ya están trabajando con un científico del proyecto FAST de la Universidad Normal de Beijing para algunas pequeñas tareas de observación. Recientemente, ese equipo fue aprobado para usar los telescopios FAST durante 14 horas para un proyecto SETI. Las observaciones más grandes, como Andrómeda y los planetas TESS, aún están a un año de distancia.

El Dr. Gajjar expresó el entusiasmo del equipo por trabajar con FAST, afirmando que están "ansiosos por realizar algunos de los estudios de radio más profundos que nadie haya hecho antes". Y tienen aún más que esperar. El equipo de Breakthrough Listen ya está comprometido con MeerKAT, un telescopio en Sudáfrica que recientemente recibió un grupo informático actualizado que permitirá al equipo realizar algunos cálculos de frecuencia avanzados que nunca antes habían sido posibles. Y todo el sistema MeerKAT es un precursor del Square Kilometer Array, que promete afectar a todo el campo de la radioastronomía cuando entre en línea alrededor de 2027. Hasta entonces, FAST demostrará ser una herramienta invaluable que permitirá a SETI y a todos los demás tipos de investigadores de radioastronomía para recopilar más datos y sacar mejores conclusiones.


¿Habría sido posible enviar una señal de radio hacia ʻOumuamua? - Astronomía

Me preguntaba si hay actividades de alto poder inexplicables o débilmente teorizadas (como estallidos de rayos gamma) que posiblemente podrían ser causadas por la actividad de otras civilizaciones avanzadas en nuestro universo. Perdóname, sé que la pregunta está bastante "ahí fuera", es solo que me preguntaba si alguien estaba buscando señales de vida extraterrestre de esta manera.

No hay forma de que podamos descartarlo por completo, por supuesto. Sin embargo, creo que hay varias razones por las que probablemente este no sea el caso.

Primero, todos los fenómenos astronómicos que vemos tienden a ser de "banda ancha", lo que básicamente significa que emiten luz que contiene muchos colores diferentes. Por el contrario, muchas de las señales que producen los humanos que serían detectables desde el espacio exterior son de banda estrecha, lo que significa que la luz contiene principalmente un color específico. Esto es especialmente cierto en el caso de las señales que se utilizan para la comunicación; por ejemplo, cuando escucha una estación de radio, debe sintonizar su radio en una frecuencia muy específica (es decir, "color" de la onda de radio) para recibir la señal que se está emitiendo. enviado, y si lo cambia un poco, ya no detectará la transmisión de esa estación.

Las señales de banda estrecha son la mejor manera de concentrar la mayor cantidad posible de la potencia de la señal en un régimen detectable, lo que ahorra energía y facilita la distinción entre la señal y el ruido de fondo. Por lo tanto, es probable que las civilizaciones extraterrestres también usen señales de banda estrecha para comunicarse, y ninguno de los fenómenos astronómicos que hemos visto caer en esta categoría (el proyecto SETI @ home, de hecho, solo busca señales de banda estrecha, y esa es una de las formas en que podrían distinguir cualquier señal extraterrestre "real" de un fenómeno natural).

Por otro lado, es posible que las civilizaciones extraterrestres tengan receptores que funcionen de manera diferente a los nuestros (por lo que su definición de "banda estrecha" sería diferente a la nuestra), y ciertamente es posible que puedan producir señales no destinado a la comunicación que podríamos detectar.

Segundo, los fenómenos astronómicos que observamos tienden a ser extremadamente eventos energéticos, y es difícil imaginar qué podría estar haciendo una civilización extraterrestre para usar tanta energía tan rápido. Los estallidos de rayos gamma (GRB) en particular se encuentran entre los eventos más energéticos del universo, por lo general liberan alrededor de 10 51 ergios de energía en menos de un minuto; esto es equivalente a tomar un planeta con la masa de Júpiter y convertir completamente su masa en energía (como en una bomba nuclear) en un período de tiempo extremadamente corto! Por qué las civilizaciones extraterrestres querrían hacer desaparecer por completo planetas del tamaño de Júpiter y enviar la energía radiante al universo es un misterio para mí (aunque ciertamente no puedo afirmar tener idea de cómo piensan).

Tercero, los fenómenos astronómicos que vemos tienden a caer en categorías distintas, y dentro de cada categoría hay muchos objetos diferentes cuyas propiedades son las mismas, excepto por las fluctuaciones estadísticas. Por ejemplo, se han descubierto miles de GRB, y si observa un histograma de sus duraciones (cuánto dura cada evento), verá que se agrupan alrededor de un valor particular con alguna variación estadística alrededor de ese valor (en realidad, en el caso de GRB hay dos valores con variación estadística alrededor de cada uno, pero eso se debe a que lo que llamamos "GRB" en realidad ahora se cree que son dos tipos diferentes de objetos).

Esto puede ser una especulación, pero no creo que las civilizaciones avanzadas sean tan predecibles que todas evolucionarían hacia el punto en el que decidieron hacer lo mismo, un evento extremo (como destruir uno de los planetas de su sistema solar). Creo que vemos evidencia de esto en la Tierra, donde los seres humanos que inicialmente estaban aislados unos de otros desarrollaron culturas tan diferentes en todo el mundo. Para mí, el hecho de que los diferentes eventos astronómicos que vemos sean tan similares en todo el universo es evidencia de que tienen una explicación física simple, en lugar de deberse a la actividad de las criaturas vivientes y sus patrones de comportamiento y química mucho más complejos.

Curiosamente, cuando se descubrió el primer púlsar de radio en 1967, se consideró brevemente la idea de que la señal periódica podría haber sido de una civilización alienígena. Como lo describió Jocelyn Bell (la estudiante de posgrado que hizo el descubrimiento inicial), al principio estaba molesta en broma por la posibilidad ("Aquí estaba yo tratando de obtener un doctorado de una nueva técnica, y un montón de tonterías pequeñas los hombres verdes tenían que elegir mi antena y mi frecuencia para comunicarse con nosotros "), pero una vez que descubrió un segundo púlsar, se dio cuenta de inmediato de que era muy poco probable que fuera obra de una civilización extraterrestre. En sus palabras: "Dejé la grabación en el escritorio de Tony y me fui, mucho más feliz, por Navidad. Era muy poco probable que dos montones de hombrecitos verdes eligieran la misma, improbable frecuencia, y a la misma hora, para intentar señalizar al mismo planeta Tierra ".

Ahora sabemos que los púlsares pueden explicarse bien como estrellas de neutrones que giran rápidamente y, desde el descubrimiento inicial, los astrónomos han encontrado más de mil más de estos objetos. Creo que es muy probable que cualquier nueva categoría de objetos sospechosos que se descubra en el futuro siga una historia similar a la de los púlsares.

Esta página fue actualizada por última vez por Jake Turner el 28 de enero de 2019.

Sobre el Autor

Dave Rothstein

Dave es un ex estudiante de posgrado e investigador postdoctoral en Cornell que utilizó observaciones de rayos X e infrarrojos y modelos informáticos teóricos para estudiar la acumulación de agujeros negros en nuestra galaxia. También hizo la mayor parte del desarrollo de la versión anterior del sitio.


No somos ajenos a las falsas alarmas 'extraterrestres': una fue causada por un horno de microondas

El grupo de astrónomos rusos vio algo inusual. Estaban observando la estrella bastante inocua HD 164595, ubicada en la constelación de Hércules a 94 años luz (o unos 900 billones de kilómetros) de la Tierra. Es una estrella similar al sol de una edad similar a la del Sol y se sabe que tiene al menos un gran planeta orbitando alrededor. Así que fue con cierta sorpresa que los astrónomos del radiotelescopio RATAN-600, ubicado en Zelenchukskaya y dirigido por Nikolay Bursov, recibieran una ráfaga de radio corta pero ruidosa desde la dirección de HD 164595.

La noticia de la señal se conoció a mediados de agosto de este año, a pesar de que fue captada originalmente el 15 de mayo de 2015. Dado el posible origen de la señal de radio, su frecuencia y la intensidad de la señal, se ha especulado mucho sobre cuál podría ser la fuente. , incluida la posibilidad de que sea una señal de baliza de una civilización alienígena avanzada.

Una ráfaga de radio tan brillante y de corta duración es difícil de explicar como un fenómeno natural, si se encuentra a las distancias sugeridas por la dirección de la que proviene. La intensidad de la señal fue de 0,75 Janskys, lo que podría no parecer mucho dado que un teléfono móvil a una distancia de un kilómetro tiene una intensidad de señal de 110 m Janskys. Pero a las distancias involucradas (si proviene de HD 164595), es una señal muy poderosa.

En respuesta al anuncio, los institutos de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (SETI) y Mensajería a Inteligencia Extraterrestre (METI) están dirigiendo el Allen Telescope Array y el Observatorio Óptico SETI de Boquete hacia la estrella. Esperan que si este banco de radiotelescopios construido en parte para buscar vida extraterrestre pueda recuperar la señal, puedan aprender más sobre su naturaleza y origen.

El radiotelescopio RATAN-600. Crédito: Konstantin Malanchev / Flickr, CC BY

¿Demasiado poderoso para los extraterrestres?

Entonces, ¿es probable que la misteriosa señal sea un mensaje del espacio? Si se trata de una señal de baliza, enviada en todas las direcciones, el transmisor necesitaría cien millones de billones de vatios de potencia. Este consumo de energía es aproximadamente cien millones de veces la producción total de energía de todas las centrales eléctricas de la Tierra.

El requisito de energía podría reducirse bastante apuntando el rayo a la Tierra, en lugar de transmitir en todas las direcciones. Esto reduciría la energía necesaria a casi toda la producción de la Tierra. Sin embargo, a una distancia de 94 años luz, la señal de radio de HD 164595 debería haberse enviado años antes de que la fuente recibiera cualquiera de las señales de radio que se filtran al espacio desde la Tierra. Lo que plantea la pregunta de por qué cualquier civilización alienígena se habría dirigido a nuestro planeta.

La frecuencia con la que se detectó la señal HD 164595 está en la banda de ondas militares y no en una frecuencia que esperaríamos que tuviera una señal de "Hola". Es de esperar que dicha señal se transmita a una frecuencia con poco ruido que los astrónomos, extraterrestres o humanos, estarían utilizando, como la frecuencia de hidrógeno de 21 cm. La frecuencia detectada de la transmisión y su fuerza significan que es más probable que sea una señal militar que ha rebotado en algunos desechos espaciales y en el observatorio ruso que una señal extraterrestre del espacio profundo. Una fuente local como esta explicaría tanto la corta duración como la intensidad de la señal. También es revelador que en las treinta y ocho observaciones anteriores de HD 164595, no se haya visto ningún rastro de señal de radio.

Se han realizado detecciones falsas antes. Se descubrió que la señal más reciente fue causada por un microondas de la cocina que se abrió mientras aún estaba funcionando. En la década de 1960, el primer púlsar se confundió con una baliza extraterrestre, e incluso se llamó Little Green Men 1, antes de ser reconocido como el núcleo de una estrella muerta que giraba rápidamente.

Sin embargo, no se han explicado todas las señales SETI. La más famosa, la señal WOW de 1977, fue más brillante y más larga que la señal del 15 de mayo. Y a pesar de las observaciones de seguimiento, la señal WOW nunca se volvió a observar y permanece en gran parte sin explicación. Asimismo, KIC 8462852, una estrella en la constelación de Cygnus, que parece estar cambiando de brillo de una manera extraña que actualmente no se puede explicar razonablemente. Incluso podría ser una megaestructura construida alrededor de la estrella por una civilización avanzada.

Quizás lo más importante que surge de la señal HD 164595 es que todavía hay muchas cosas que aún no entendemos y debemos seguir buscando.

"Mark es un astrónomo profesional, autor y educador científico que trabaja en la Escuela de Física, Astronomía y Matemáticas de la Universidad de Hertfordshire, donde tiene la Beca Ogden. Participa activamente en el extenso programa de educación escolar y participación pública de la Universidad".

Este artículo se publicó originalmente en The Conversation. Lea el artículo original.


METI para enviar señal a Proxima b

A estas alturas probablemente haya oído hablar de SETI, o & # 8216Search for Extraterrestrial Intelligence & # 8217, que es una organización de investigación que sintoniza y monitorea los receptores para buscar señales o transmisiones de radio extraterrestres. Sin embargo, en lugar de esperar a que ET se ponga en contacto con la Tierra, un grupo conocido como METI, o Mensajes a la Inteligencia Extraterrestre, tiene la intención de asumir un papel más prominente y proactivo en la búsqueda de vida extraterrestre al ser los que realmente transmiten los mensajes de contacto al espacio.

El ex director de Composición de Mensajes Interestelares en el Instituto SETI, Douglas Vakoch, está impulsando la Iniciativa METI con un solo planeta en mente: uno recientemente descubierto que a 4.2 años luz de distancia es el exoplaneta más cercano a la Tierra. Orbita alrededor de Proxima Centauri, la estrella más cercana aparte del Sol, y aunque Vakoch señala que METI tiene algunos otros planetas en mente, también señala una serie de ventajas de explorar específicamente Proxima Centauri b. La principal de ellas es la necesidad de mantener la señal y el tiempo de viaje lo más breve posible, así como el hecho de que se ha sugerido que este exoplaneta podría albergar vida.

En el pasado se han intentado programas similares a METI, entre los que destaca el mensaje de radio de Arecibo que se envió en 1974 al Cúmulo Globular Hércules (M13), que se encuentra a 21.000 años luz de distancia y contiene más de 300.000 estrellas individuales. Carl Sagan, Frank Drake y compañía transmitieron el poderoso mensaje sin codificar en un formato fácil de entender que consta de gráficos simples y hechos científicos con la esperanza de exponer nuestra existencia a vecinos extraterrestres. Para que se entienda tal mensaje, se redactó en un lenguaje universal, o más específicamente en el lenguaje de las matemáticas, porque si existen civilizaciones de otro mundo y están enviando o buscando señales, al menos deben conocer los conceptos básicos de las matemáticas.

Mientras que algunos creen que el destino final de la humanidad es unirse al club galáctico, otros, incluido Stephen Hawking, son más cautelosos con el tema y temen que pueda desencadenar una invasión alienígena si hacemos contacto. Si bien algunos miembros de la comunidad SETI han expresado su creencia de que cualquier intento de contacto debe abordarse con precaución, Andrew Fraknoi, profesor de astronomía en Foothill College, ha declarado que arriesgarse para establecer contacto tiene sentido, y señaló que & # 8220 decide solo recibir mensajes, será una galaxia muy tranquila. & # 8221

Mientras tanto, Vokoch cree que nuestra presencia probablemente ya sea conocida por la vida extraterrestre, y que cualquier civilización inteligente que tenga la capacidad de viajar en el espacio ya sabrá de nuestra existencia debido al ruido espacial creado por nuestras señales accidentales de radio y televisión.

Este año, METI tiene la intención de utilizar una instalación ubicada en Boquete, Panamá, para buscar señales provenientes de Proxima b, con el objetivo de la organización es mostrar a otras civilizaciones inteligentes en el universo que estamos tratando activa y deliberadamente de establecer contacto.


¿Habría sido posible enviar una señal de radio hacia ʻOumuamua? - Astronomía

Me preguntaba si hay actividades de alto poder inexplicadas o débilmente teorizadas (como estallidos de rayos gamma) que posiblemente podrían ser causadas por la actividad de otras civilizaciones avanzadas en nuestro universo. Perdóname, sé que la pregunta está bastante "ahí fuera", es solo que me preguntaba si alguien estaba buscando señales de vida extraterrestre de esta manera.

No hay forma de que podamos descartarlo por completo, por supuesto. Sin embargo, creo que hay varias razones por las que probablemente este no sea el caso.

Primero, todos los fenómenos astronómicos que vemos tienden a ser de "banda ancha", lo que básicamente significa que emiten luz que contiene muchos colores diferentes. Por el contrario, muchas de las señales que producen los humanos que serían detectables desde el espacio exterior son de banda estrecha, lo que significa que la luz contiene principalmente un color específico. Esto es especialmente cierto en el caso de las señales que se utilizan para la comunicación; por ejemplo, cuando escucha una estación de radio, debe sintonizar su radio en una frecuencia muy específica (es decir, el "color" de la onda de radio) para recibir la señal que se está emitiendo. enviado, y si lo cambia un poco, ya no detectará la transmisión de esa estación.

Las señales de banda estrecha son la mejor manera de concentrar la mayor cantidad posible de la potencia de la señal en un régimen detectable, lo que ahorra energía y facilita la distinción entre la señal y el ruido de fondo. Por lo tanto, es probable que las civilizaciones extraterrestres también usen señales de banda estrecha para comunicarse, y ninguno de los fenómenos astronómicos que hemos visto entrar en esta categoría (el proyecto SETI @ home, de hecho, solo busca señales de banda estrecha, y esa es una de las formas en que podrían distinguir cualquier señal extraterrestre "real" de un fenómeno natural).

On the other hand, it's possible that extraterrestrial civilizations have receivers that work differently than ours do (so that their definition of "narrowband" would be different from ours), and it's certainly possible that they might produce signals no intended for communication that we would be able to detect.

Segundo, the astronomical phenomena we observe tend to be extremadamente energetic events, and it is difficult to imagine what an extraterrestrial civilization might be doing to use that much energy that quickly. Gamma Ray Bursts (GRBs) in particular are among the most energetic events in the universe, typically releasing around 10 51 ergs of energy in less than one minute—this is equivalent to taking a planet with the mass of Jupiter and completely converting its mass into energy (as in a nuclear bomb) in an extremely short period of time! Why extraterrestrial civilizations would want to make Jupiter-sized planets completely disappear and send the energy beaming off into the universe is a mystery to me (although I certainly can't claim to have any idea how they think).

Tercero, the astronomical phenomena that we see tend to fall into distinct categories, and within each category there are many different objects whose properties are the same, except for statistical fluctuations. For example, there have been thousands of GRBs discovered, and if you look at a histogram of their durations (how long each event lasts), you see that they cluster around a particular value with some statistical variation around that value (actually, in the case of GRBs there are dos values with statistical variation around each, but that's because what we call "GRBs" are actually now thought to be two different types of objects).

This may be speculation, but I don't think advanced civilizations are so predictable that they would all evolve towards the point where they decided to do the same, extreme event (such as obliterate one of the planets in their solar system). I think we see evidence of this on Earth, where human beings who were initially isolated from each other developed such different cultures all around the world. To me, the fact that the different astronomical events we see are so similar all over the universe is evidence that they have a simple physical explanation, rather than being due to the activity of living creatures and their vastly more complex chemistry and behavioral patterns.

Interestingly enough, when the first radio pulsar was discovered in 1967, the idea was briefly considered that the periodic signal might have been from an alien civilization. As described by Jocelyn Bell (the graduate student who made the initial discovery), at first she was jokingly upset about the possibility ("Here was I trying to get a Ph.D. out of a new technique, and some silly lot of little green men had to choose my aerial and my frequency to communicate with us"), but once she discovered a second pulsar, she realized immediately that it was very unlikely to be the work of an extraterrestrial civilization. In her words: "I left the recording on Tony's desk and went off, much happier, for Christmas. It was very unlikely that two lots of little green men would both choose the same, improbable frequency, and the same time, to try signalling to the same planet Earth."

We now know that pulsars can be well-explained as rapidly rotating neutron stars, and since the initial discovery astronomers have found over a thousand more of these objects. I think it is very likely that any new categories of suspicious objects which are discovered in the future will follow a similar history as pulsars did.

This page was lasy updaed by Jake Turner on January 28, 2019.

Sobre el Autor

Dave Rothstein

Dave is a former graduate student and postdoctoral researcher at Cornell who used infrared and X-ray observations and theoretical computer models to study accreting black holes in our Galaxy. He also did most of the development for the former version of the site.


35 Years Later, the ‘Wow!’ Signal Still Tantalizes

Since the SETI program first began searching for possible alien radio signals a few decades ago, there have been many false alarms but also instances of fleeting signals of interest which disappeared again as quickly as they had appeared. If a potential signal doesn’t repeat itself so it can be more carefully observed, then it is virtually impossible to determine whether it is of truly cosmic origin. One such signal in particular caught astronomers’ interest on August 15, 1977. The famous “Wow!” signal was detected by the Big Ear Radio Observatory at Ohio State University it was thirty times stronger than the background noise but lasted only 72 seconds and was never heard again despite repeated subsequent searches.

When the signal was first seen in the data, it was so pronounced that SETI scientist Jerry Ehman circled it on the computer printouts in red ink and wrote “Wow!” next to it. It appeared to fit the criteria for an extraterrestrial radio signal, but because it wasn’t heard again, the follow-up studies required to either confirm or deny this were not possible. So what was it about the signal that made it so interesting?

First, it did appear to be an artificial radio signal, rather than a natural radio emission such as a pulsar or quasar. The Big Ear telescope used a receiver with 50 radio channels the signal was only heard on one frequency, with no other noise on any of the other channels. A natural emission would cause static to appear on all of the frequencies, and this was not the case. The signal was narrow and focused, as would be expected from an artificial source.

The Big Ear Radio Observatory. Credit: Big Ear Radio Observatory / North American AstroPhysical Observatory / Ohio State University

The signal also “rose and fell” during the 72 seconds, as would be expected from something originating in space. When the radio telescope is pointed at the sky, any such signal will appear to increase in intensity as it first moves across the observational beam of the telescope, then peak when the telescope is pointed straight at it and then decrease as it moves away from the telescope. This also makes a mere computer glitch a less likely explanation, although not impossible.

What about satellites? This would seem to be an obvious possible explanation, but as Gray notes, a satellite would have to be moving at just the right distance and at just the right speed, to mimic an alien signal. But then why wasn’t it observed again? An orbiting satellite will broadcast its signal repeatedly. The signal was observed near the 1420 MHz frequency, a “protected spectrum” in which terrestrial transmitters are forbidden to transmit as it is reserved for astronomical purposes.

There may be a bias in thinking that any alien signals will be like ours which leak out to space continuously, ie. all of our radio and TV broadcasts. That is, “normal” radio emissions from every-day type technologies which could easily be seen on an ongoing basis. But what if they were something more like beacons, sent out intentionally but only on a periodic basis? As Gray explains, radio searches to date have tended to look at many different spots in the sky, but they will only examine any particular spot for a few minutes or so before moving on to the next. A periodic signal could easily be missed completely, or if seen, it may be a long time before it is seen again.

Of course, it is also possible that any other civilizations out there might not even use radio at all, especially if they are more advanced than us (while other intelligent life might be behind us, as well). A newer branch of SETI is now searching for artificial sources of light, like laser beams, used as beacons.

So where does this leave us? The “Wow!” signal still hasn’t been adequately explained, although various theories have been proposed over the years. Perhaps one day it will be observed again, or another one like it, and we will be able to solve the mystery. Until then, it remains a curiosity, a tantalizing hint of what a definite signal from an extraterrestrial civilization might look like.


Mysterious radio signal is coming from inside our galaxy, scientists announce

Mysterious, intense blasts of radio energy have been detected from within our own galaxy, astronomers have said.

Fast radio bursts, or FRBs, last only a fraction of a second but can be 100 million times more powerful than the Sun. Despite their intensity, their origin remains largely unknown.

Now astronomers have been able to observe a fast radio burst in our own Milky Way, for the first ever time. As well as being closer than any FRB ever detected before, they could finally help solve the mystery of where they come from.

Scientists have had trouble tracking down the origin of such blasts because they are so short, unpredictable and originate far away. It is clear that they must be formed in some of the most extreme conditions possible in the universe, with suggested explanations including everything from dying stars to alien technology.

The bursts of radio energy appear to have come from a magnetar, or a star with a very powerful magnetic field, the scientists who discovered the new FRBs said. They were able to confirm that the blast would look like the other, more distant FRBs if it was observed from outside of our own galaxy – suggesting that at least some of the other blasts could be formed by similar objects elsewhere, too.

Recomendado

“There’s this great mystery as to what would produce these great outbursts of energy, which until now we’ve seen coming from halfway across the universe,” said Kiyoshi Masui, assistant professor of physics at MIT, who led the team’s analysis of the FRB’s brightness. “This is the first time we’ve been able to tie one of these exotic fast radio bursts to a single astrophysical object.”

The detection began on 27 April, when researchers using two space telescopes picked up multiple X-ray and gamma-ray emissions coming from a magnetar at the other end of our galaxy. The next day, researchers used to two North American telescopes to observe that patch of sky, and picked up the blast that came to be known as FRB 200428.

As well as being the first FRB from the Milky Way and the first to be associated with a magnetar, the blast is the first to send out emissions other than radio waves.

The research is described in three papers published in the journal Naturaleza today. It relied on data taken from telescopes around the world, with an international team of scientists using observations taken from equipment in Canada, the US, China and space.

FRBs were first discovered in 2007, immediately prompting a flurry of speculation on what could be able to cause such intense blasts of energy. Magnetars have emerged as the most likely candidate, especially given theoretical work that suggests their magnetic fields could work like engines, driving the powerful blasts.

To test that, astronomers have attempted to place the origin of the bursts within as small parts of the sky as possible. In theory, that should allow them to associate them with known objects in space, and look for associations between the bursts of radio energy and other astronomical phenomena.

The new study is the first to do that work and to provide evidence linking the FRBs with magnetars. At the very least, that could be a valuable clue to the origin of at least some of those FRBs.

"We calculated that such an intense burst coming from another galaxy would be indistinguishable from some fast radio bursts, so this really gives weight to the theory suggesting that magnetars could be behind at least some FRBs," said Pragya Chawla, one of the co-authors on the study and a senior PhD student in the Physics Department at McGill.

The new findings may still not explain all of the known FRBs "given the large gaps in energetics and activity between the brightest and most active FRB sources and what is observed for magnetars, perhaps younger, more energetic and active magnetars are needed to explain all FRB observations," said Paul Scholz, from the Dunlap Institute of Astronomy and Astrophysics at the University of Toronto.

If the FRB can be proven to have come from a magnetar, many mysteries still remain. Astronomers will need to look for the mechanism that allows the magnetar to power an FRB, looking for instance to understand how it could send out such bright, unusual bursts of energy and X-ray emissions at the same time.


A big yet brief interstellar voyager

Researchers discovered 'Oumuamua on October 18.

After further telescope observations, astronomers described it as an unusually oblong asteroid with dense, metal-rich rock. It also has a dark-red sheen — a color it earned from billions of years of cosmic rays corroding organic molecules on its surface — and, while it zips through the solar system at more than 16 miles per second, is tumbling wildly, rather than rotating smoothly.

Breakthrough Listen began a first round of observations with the Green Bank Telescope in West Virginia at 'Oumuamua on Wednesday afternoon. (The device "listens" in radiowaves, so observations at night aren't required.)

During the first pass, the Green Bank Telescope aimed its antennas at 'Oumuamua and listened to billions of wireless radio channels for two hours. According to Breakthrough Listen, this observation recorded a whopping 90 terabytes of raw data — enough to fill up 23 new top-of-the-line iMac Pro computers.

"So far, no signal was detected," Avi Loeb, a physicist at Harvard University and a member of Breakthrough Listen's leadership, told Business Insider on Thursday.

"During follow-up observations the coming week, we will do 3 more passes with each receiver to cover other phases of Oumumua's [sic] rotation," Siemion wrote in an email that Loeb forwarded to Business Insider.

As for that strange cigar shape, Loeb suspects there is a simple yet surprising explanation, though he emphasized his lack of a definitive answer.

"I am currently working on ideas for how to form a highly elongated shape for a rock through a natural process," Loeb said. "One path is through spin of molten rock droplets (lava) that form in collision of rocky planets (similar to the collision that produced the moon out of the Earth). Another is through instabilities in dust forming environments."


Ver el vídeo: EXPLAINED! I have LIVED v I have been LIVING. Present Perfect v Present Perfect Continuous (Diciembre 2022).