Astronomía

Calculando la edad del universo

Calculando la edad del universo


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Es la edad calculada del universo la del visible universo o el universo entero? No sé cómo se calcula la edad, pero si se cree que todo lo que vemos visiblemente ES el universo entero, entonces eso significa que es finito. Si no es finito, entonces la luz de los objetos astronómicos realmente lejanos aún no nos ha llegado, por lo que existe la posibilidad de que sea infinita. ¿Puede el método utilizado para calcular la edad del universo desde el Big Bang garantizar que tiene una edad o es posible que existiera infinitamente?


Es un punto común de confusión, pero un universo infinito todavía puede haber estado en una singularidad única en el espacio-tiempo en un tiempo finito en el pasado.

Esta singularidad no es un "punto en el espacio", ya que todos los puntos del universo participaron en el big-bang. Es simplemente un momento en el que el factor de escala, que multiplica la separación entre todos los puntos espaciales del universo, era cero.

Entonces, en la cosmología gobernada por la ecuación de Friedmann, la edad del universo así calculada es la misma, ya sea que se esté hablando del universo "visible" o de un universo infinito. El tiempo de viaje de la luz realmente no entra en esto, porque diferentes partes de incluso un universo muy grande pueden estar separadas causalmente y aún así tener su origen en la misma singularidad.


La suposición más simple sobre las propiedades globales del Universo es que se ve igual por fuera de la parte que nos es observable, como por dentro. Es decir, vemos una parte finita de un Universo que es (probablemente) infinita en extensión. Si es así, entonces la edad calculada, que es finita, se aplica a todas del Universo, no solo la parte observable.

La edad se calcula sobre la base de la tasa de expansión observada y las densidades observadas de los componentes del Universo. Es posible imaginar un universo con la mezcla correcta de constituyentes que ha existido desde siempre $ ^ { dagger} $, pero para nuestro Universo particular, este no parece ser el caso; está descartado por observaciones.

Como aproximación de primer orden, simplemente puede tomar la edad $ t_ mathrm {Uni} $ como el recíproco de la tasa de expansión $ H_0 = 70 , mathrm {km} , mathrm {s} ^ {- 1} , mathrm {Mpc} ^ {- 1} = 2 times10 ^ {- 18} $ s. Es decir,

$$ t_ mathrm {Uni} sim frac {1} {H_0} = 14 , mathrm {mil millones , años}. $$

Sin embargo, esto supone que el Universo se ha estado expandiendo al mismo ritmo a lo largo de toda su historia, lo que no ha sucedido. De manera más general, la edad se calcula integrando (numéricamente, excepto en el caso de aproximaciones simplificadas) la ecuación de Friedmann, lo que arroja 13.819 millones de años.

Debo decir que la edad calculada es el tiempo desde el Big Bang hasta ahora. Supongo que lo más seguro es decir que no sabemos qué sucedió la primera pequeña fracción de segundo más o menos después de la creación y, en principio, podría haber existido antes de este instante, colapsar y luego volver a expandirse. Pero ninguna observación que conozca sugiere esto.

$ ^ dagger $ Un ejemplo de un universo temporalmente infinito es uno que contiene energía solo en la forma de una constante cosmológica. En este caso, la ecuación de Friedmann se reduce a $ da / dt = aH_0 $, con $ a $ el factor de escala ("tamaño") del universo, cuya solución es una función exponencial con tamaño cero solo en $ t = - infty $.


El autor afirma que el análisis por computadora de las mediciones de la velocidad de la luz registradas desde 1675 muestra lo contrario y apunta a un comienzo: una creación de luz y una posterior desaceleración de esta luz creada. La fecha de este comienzo parece apoyar la breve cronología bíblica.

Todo el trabajo informático en este proyecto fue realizado en la computadora DEC 10 en la Universidad Flinders en Australia del Sur por el Sr. Trevor Norman, Tutor de Matemáticas en la misma universidad. Por la presente se agradece su valiosa ayuda en este proyecto.

Si propones que el universo y todo lo que hay en él es el producto de un acto de Creación hace solo 6.000 a 7.000 años, mucha gente pregunta: “¿Cómo es posible que se puedan ver objetos a millones de años luz de distancia? Seguramente esa luz tardaría millones de años en llegar hasta nosotros ".

La pregunta es válida y en el pasado se le han propuesto varios tipos de respuestas con un éxito limitado.

Algunos han propuesto que tanto una estrella como la luz de la estrella se crearon al mismo tiempo para que una estrella fuera visible instantáneamente en todo el universo. Esta vista es incapaz de resolver varios de los problemas que existen con respecto a la explosión de estrellas o el comportamiento de los cuásares. Resulta en el aparente problema de tener que creer que estamos viendo algunas cosas que existen solo en forma de luz y que nunca sucedieron realmente.

Otros han propuesto que la luz no viaja a través del espacio en líneas rectas sino a lo largo de superficies curvas (concepto del espacio de Riemann) de modo que en realidad la luz puede llegar a cualquier parte del universo en aproximadamente 16 años terrestres. Sin embargo, aunque las matemáticas del espacio riemanniano son fascinantes, falta la confirmación de esta idea.

Existe una tercera alternativa que hasta la fecha no se ha explorado, pero que creo que resuelve no solo muchos de los problemas de observación de la astronomía y la creación del Génesis, sino que tiene amplias implicaciones para el conjunto de las ciencias físicas.

El postulado básico de este artículo es que la luz se ha ralentizado exponencialmente desde la época de la Creación. Este pensamiento es radical y al principio parece fuera de la confirmación. Sin embargo, hay al menos 40 observaciones de la velocidad de la luz desde 1675 que apoyan esta sugerencia.


Los astrónomos calculan la edad del universo con el telescopio del desierto de Atacama

En lo alto del desierto de Atacama de Chile, a millas de distancia del brillo apagado de la contaminación lumínica, el aislado Telescopio de Cosmología de Atacama se encuentra en una posición privilegiada para buscar respuestas en el cielo. ¿La pregunta más reciente en su mente? La edad del universo, un dilema cósmico que puede responderse de diferentes formas, dependiendo de cómo se mida la expansión acelerada del universo.

Un artículo publicado recientemente en la Revista de Cosmología y Física de Astropartículas ha medido la tasa de esa expansión, llamada constante de Hubble, utilizando el telescopio de la Fundación Nacional de Ciencias en Chile.

El equipo encontró que la constante de Hubble es de 42 millas por segundo por megaparsec, lo que significa que por cada megaparsec, o 3,26 millones de años luz, la velocidad de expansión del universo aumenta en 42 millas por segundo. El número que encontró el equipo internacional de astrónomos y físicos, después de 730 días de observación que abarcaron desde 2013 hasta 2016, fue casi el mismo que informó anteriormente el satélite Planck de la Agencia Espacial Europea en 2013.

"Ahora hemos encontrado una respuesta en la que Planck y [el Telescopio de Cosmología de Atacama] están de acuerdo", dijo Simone Aiola, investigadora del Centro de Astrofísica Computacional del Instituto Flatiron y coautora del artículo, en un comunicado de prensa. "Habla del hecho de que estas difíciles mediciones son confiables".

Hay una razón bastante importante por la que valió la pena volver a calcular la constante: hay algunas formas de medir la tasa de expansión del universo, a partir de las cuales se puede deducir la edad del universo. Puede medir la velocidad en función de cosas estelares cercanas a nosotros, como estrellas Cefeidas pulsantes. También puede medir la expansión observando la luz polarizada del fondo cósmico de microondas del universo, la radiación detectable más distante del Big Bang, que es lo que hizo el equipo de Atacama aquí. Esta luz difusa tiene una variación en su polarización, lo que permite a los científicos medir qué tan lejos ha viajado la luz y cuánto tiempo tomó ese viaje. Por eso es importante comprender la velocidad de expansión del universo: cambia la distancia que recorrió la luz y, por lo tanto, la edad de todo.


# Visualización

Importe los datos necesarios a una instancia ATSD local mediante la configuración del analizador CSV adjunta. Consulte el Tutorial de importación de configuración para cargar la configuración en ATSD.

Los datos se visualizan a continuación utilizando el ChartLab.

La mayoría de los datos cae en el tercer cuadrante (más del 95%), y dentro de ese cuadrante, aproximadamente el 90% de esos datos cae nuevamente en el tercer cuadrante.

La visualización a continuación muestra una visualización de datos limitada para presentar una imagen más clara utilizando la información proporcionada por HyperLEDA.

La imagen de arriba contiene menos de 100 puntos de datos, de los más de 4,000 incluidos en el conjunto de datos y está destinada a ilustrar la misma tendencia en una escala significativamente reducida para facilitar la visualización.


Los astrónomos calculan la edad del universo

BALTIMORE, Maryland (CNN) - Un equipo de científicos que trabaja con el Telescopio Espacial Hubble dijo el martes que han calculado la respuesta a una de las preguntas más debatidas de la astronomía: ¿qué edad tiene el universo?

Respuesta: 12 mil millones de años.

El equipo de Hubble trabajó bajo la premisa de que la clave para determinar la edad del universo era calcular un valor exacto para la constante de Hubble, la velocidad a la que el universo se ha expandido desde el Big Bang.

Si pueden medir qué tan rápido se está expandiendo el universo, dicen los astrónomos, pueden simplemente trabajar hacia atrás para determinar cuánto tiempo hace que ocurrió el Big Bang.

Identificar la constante de Hubble fue uno de los tres objetivos científicos principales establecidos por los astrónomos cuando lanzaron el telescopio espacial Hubble hace casi 10 años.

"Antes del Hubble, los astrónomos no podían decidir si el universo tenía 10 millones o 20 mil millones de años", dijo en un comunicado la astrónoma Wendy Freedman de los Observatorios Carnegie en Pasadena, California. "La escala de tamaño del universo tenía un rango tan vasto que no permitió a los astrónomos confrontar con certeza muchas de las preguntas más básicas sobre el origen y el destino final del cosmos".

Freedman es líder del Equipo del Proyecto Clave del Telescopio Espacial Hubble, un grupo de investigadores que anunció el hallazgo el martes. El equipo ha estado estudiando la edad del universo durante ocho años.

Para medir la constante de Hubble, los astrónomos estudiaron un tipo de estrella pulsante llamada variable cefeida, que se puede utilizar para medir con precisión distancias intergalácticas.

En resumen, las estrellas Cefeidas tienen un brillo estándar. Piense en ellos como bombillas de idéntica potencia. La distancia es el único factor que cambia el brillo relativo de una estrella Cefeida: cuanto más lejos de la Tierra está, más tenue parece.

El equipo Hubble estudió casi 800 estrellas cefeidas, en 18 galaxias, a una distancia de 65 millones de años luz. De esta manera, el equipo usó las estrellas para calibrar una serie de técnicas de medición de distancia diferentes que luego pusieron a trabajar para medir qué tan rápido se alejan las galaxias entre sí.

Los astrónomos del Equipo del Proyecto Clave dijeron que han calculado la tasa de expansión con una precisión del 10 por ciento. Al final, obtuvieron un valor de 70 kilómetros por segundo por megaparsec (un megaparsec equivale a 3,26 millones de años luz y un año luz equivale a unos 5,9 billones de millas). Esto significa que una galaxia parece moverse a 160.000 mph más rápido por cada 3,3 años luz de distancia de la Tierra. Y eso significa que el Universo nació hace 12 mil millones de años.

"La verdad está ahí y la encontraremos", dijo el Dr. Robert Kirshner de la Universidad de Harvard en un comunicado. "Solíamos estar en desacuerdo por un factor de dos, ahora nos apasiona un 10 por ciento. Un factor de dos es como no estar seguro de tener uno o dos pies. El diez por ciento es como discutir sobre un dedo. Es un gran paso adelante". . "

Otros miembros del Equipo del Proyecto Clave del Telescopio Espacial Hubble incluyen al Dr. Jeremy Mold, profesor de astronomía en la Universidad Nacional de Australia y al Dr. Michael S. Turner, presidente del Departamento de Astronomía y Astrofísica de la Universidad de Chicago.


Calculando la edad del universo

Tengo una pregunta seria que ha estado en mi mente por un tiempo. Estaba pensando en el problema hace tres meses y luego lo olvidé. Mi pregunta es esta, supongamos que la teoría de la relatividad está totalmente equivocada, ¿vale? Y ahora quiero intentar averiguar qué edad tiene el universo, digamos en años.

De acuerdo, comience en el primer momento. Supongamos que toda la materia del universo estuviera muy cerca del centro de masa del universo (CMU). De acuerdo, hay un gran movimiento hacia afuera de partículas a medida que avanzamos hacia ahora. Ahora, durante esa expansión, la gravedad trabajó para frenarla. Pero, por supuesto, a medida que la materia se aleja cada vez más de la CMU (de una manera aproximadamente simétrica), esa fuerza se acerca a cero. Digamos que después de unos millones de años, es cero. Entonces, hace unos millones de años, el centro de masa de nuestro sistema solar se movía hacia afuera desde la CMU a una velocidad constante, llamémoslo V.

Entonces, ahora, si conocemos esta velocidad, y sabemos la distancia entre el centro de masa de nuestro sistema solar y el centro de masa del universo, entonces podemos calcular la edad del universo.

Así es como quiero hacerlo.

Dejemos que T denote la edad del universo. Resolviendo para T tenemos:

T = edad del universo = D / V

Donde D es la distancia entre el centro de masa de nuestro sistema solar y el centro de masa del universo, y V es la velocidad aproximadamente constante a la que el centro de masa de nuestro sistema solar se aleja de la CMU.

Entonces aquí viene la pregunta, ¿cómo podemos averiguar en qué dirección tenemos que mirar, para mirar hacia el centro de masa del universo?

Me pregunto si podríamos triangularlo o ya lo hemos hecho.

Desde donde estamos, creo que hay un plano a través del cual orbitan todos nuestros planetas. Sé que algunos planetas no están en el avión, pero creo que la mayoría viaja en un avión común. Entonces, ¿es cierto que el centro de masa del universo se encuentra en este plano? Eso al menos lo reduciría un poco. Entonces, quizás si miramos algunas galaxias inclinadas, podríamos triangular. Entonces, si podemos averiguar qué tan lejos están de nosotros, sabríamos nuestra distancia de la CMU. Después de eso, es solo un medio de medir nuestra velocidad desde ese punto, calculándolo de una forma u otra.

Antes de que todos critiquen esta publicación, solo me gustaría decir una cosa:

Creo que 14 mil millones de años no es tiempo suficiente para que el universo sea como es. Las estrellas tenían que formarse, luego explotar y luego reformarse. Todo tuvo que viajar muy lejos para llegar a donde está. Los océanos tuvieron que formarse, llover lluvia, evolución, vida, etc. Quiero decir, decir que la edad del universo es del mismo orden de magnitud que la edad de la tierra, es totalmente poco intuitivo. Estoy pensando que el universo tiene más de 100 mil millones de años, y ni siquiera me sorprendería que tuviera un billón de años. Más allá de eso creo que lo está empujando. Tengo una comprensión intuitiva de cuánto es un año, y solo digo que 14 mil millones de años es demasiado joven. Entonces, de todos modos, ¿alguien sabe en qué dirección mirar para encontrar la CMU?


EL UNIVERSO OBSERVABLE

Otra consecuencia importante de la edad finita del Universo es que solo podemos ver una parte de él y esa parte desde la que la luz ha tenido tiempo de llegar hasta nosotros. No sabemos qué tan grande es todo el Universo, y podría ser infinito. En cualquier caso, es probable que el Universo sea mucho más grande que la parte de la que podemos recibir información.

El tamaño del Universo observable se calcula fácilmente. Hemos visto que la edad del Universo es de 13,8 mil millones de años. Si el Universo fuera estático, solo podríamos ver objetos a 13.800 millones de años luz de distancia. La luz de cualquier cosa más lejana no habría tenido tiempo de llegar hasta nosotros. A pesar de que el espacio se ha extendido durante todos esos años, todavía podemos pensar en términos de los tiempos retrospectivos de los objetos que observamos. Puedes pensar en tu Universo observable como una esfera, centrada en ti y mdasha estado alrededor de cualquier otro observador en cualquier lugar hoy y mdashand extendiéndose a cualquier cosa con un tiempo de retroceso

de 13,8 mil millones de años. Si hubiera una galaxia ficticia con un tiempo de retroceso de 15 mil millones de años de distancia de nosotros, bien podría existir en el Universo, pero no podríamos verla en este momento, porque estaría más allá de nuestro Universo observable o horizonte cósmico. . No podríamos verlo por otros 1.2 (15.0 & ndash 13.8) mil millones de años. Los observadores en algún lugar de la galaxia de Andrómeda ahora verían un volumen esférico similar, simplemente centrado en ellos mismos en lugar de en nosotros. Entonces verían un poco más del Universo en el lado de Andrómeda y un poco menos en el nuestro. Los observadores hacia el borde de nuestro Universo observable verían nuestro vecindario galáctico como hacia el borde de su Universo observable. En la dirección opuesta verían una gran franja que no podemos ver y viceversa. Por supuesto, nos verían como éramos hace muchos años, no como somos ahora, tal como nosotros los veríamos como eran hace muchos miles de millones de años, no como son ahora.

EL UNIVERSO OBSERVABLE

En esta actividad, exploraremos el concepto de Universo observable.

Figura A.13.2: La línea azul representa el Universo observable para la galaxia A. Crédito: NASA / SSU / Aurore Simonnet Figura A.13.3: La línea azul representa el Universo observable para la galaxia.

A. Crédito: NASA / SSU / Aurore Simonnet

Figura A.13.4: Los círculos rojos representan tres posibilidades para el Universo observable y su contenido para la galaxia.

B. Crédito: NASA / SSU / Aurore Simonnet

En la última actividad, debería haber encontrado que el universo observableObservable Universo: La porción del Universo que podemos ver porque la luz de objetos distantes ha tenido tiempo de llegar a nosotros aquí en la Tierra. porque un observador se centra en ese observador y es un subconjunto de todo el Universo. La edad finita del Universo y la velocidad finita de la luz se combinan para limitar lo que podemos observar del Universo de varias maneras. Hay un límite en nuestro Universo observable llamado horizonte cósmico. No podemos observar nada más allá de ese límite porque la luz procedente de allí no ha tenido tiempo suficiente para llegar hasta nosotros y ni siquiera 13.800 millones de años ha sido tiempo suficiente. El tamaño del Universo observable aumenta a medida que aumenta la distancia que ha viajado la luz desde el inicio del Universo. En otras palabras, puede haber objetos más allá de nuestro horizonte cósmico actual que no podemos ver en este momento, pero a medida que el Universo envejece, podremos ver más de ellos.


La edad del universo

Una de las contradicciones percibidas más obvias entre la Biblia y la ciencia es la edad del universo. ¿Tiene miles de millones de años, como datos científicos, o miles de años, como datos bíblicos? Cuando sumamos las generaciones de la Biblia y luego agregamos los gobernantes seculares que siguieron, llegamos a menos de 6000 años. Considerando que, los datos del telescopio espacial Hubble o de los telescopios terrestres en Hawai, indican el número en 14 mil millones de años. Al tratar de resolver este aparente conflicto, utilizo solo el comentario bíblico antiguo porque el comentario moderno ya conoce la ciencia moderna y, por lo tanto, está influenciado por la ciencia siempre.

Ese comentario incluye el texto de la Biblia misma (hace 3300 años), la traducción del al arameo por Onkelos (100 EC), el Talmud (redactado alrededor del año 400 EC) y los tres principales comentaristas bíblicos del texto hebreo. Hay muchos, muchos comentaristas, pero en la cima de la montaña hay tres: Rashi (Francia del siglo XI), que aporta la comprensión directa del texto, Maimónides (Egipto del siglo XII), que discute conceptos filosóficos, y Nahmanides (siglo XIII). siglo España), el más importante de los comentaristas que se ocupan de la física espiritual del universo, a menudo referido como Kabala.

Estos comentarios antiguos se finalizaron hace cientos o miles de años, mucho antes de que Hubbell fuera un destello en los ojos de su bisabuelo. Por lo tanto, no hay posibilidad de que Hubbell o cualquier otro dato científico influya en estos conceptos. Ese es un componente clave para mantener el siguiente objetivo de discusión.

Universo con un comienzo

En 1959, se realizó una encuesta a los principales científicos estadounidenses. Entre las muchas preguntas que se hicieron fue, & # 8220 ¿Cuál es su estimación de la edad del universo? & # 8221 Ahora, en 1959, la astronomía era popular, pero la cosmología & # 8211 la física profunda de la comprensión del universo & # 8211 recién se estaba desarrollando. . Hace varios años, la respuesta a esa encuesta se volvió a publicar en Scientific American, la revista científica más leída del mundo. Dos tercios de los científicos dieron la misma respuesta. La respuesta que dieron dos tercios & # 8211 una abrumadora mayoría & # 8211 de los científicos fue, en esencia, & # 8220¿Edad? ” No hubo comienzo. Aristóteles y Platón nos enseñaron hace 2400 años que el universo es eterno. & # 8221

Eso fue en 1959. En 1965, Arno Penzias y Robert Wilson descubrieron el eco del Big Bang en la oscuridad del cielo por la noche, y el paradigma del mundo cambió de un universo que era eterno a un universo que tenía un comienzo. La ciencia había realizado un enorme cambio de paradigma en su comprensión del mundo. Comprende el impacto. La ciencia ha confirmado lo mejor de la capacidad científica que nuestro universo tuvo un comienzo. No puedo sobrestimar la importancia de ese descubrimiento científico. Evolución, hombres de las cavernas, todos estos son problemas triviales en comparación con el hecho de que ahora entendemos que nuestro universo tuvo un comienzo. Exactamente como la Biblia había afirmado durante tres milenios.

Por supuesto, el hecho de que hubo un comienzo, una creación, no prueba que el Dios bíblico fuera el Creador. Si eso es cierto, que & # 8220Dios creó los cielos y la tierra (Génesis 1: 1) ”, todavía se debate. La física permite un comienzo sin principiantes. No voy a entrar en la física de eso aquí. & # 8220La ciencia de Dios & # 8221, mi segundo libro, examina esto con gran detalle. En resumen, en 1973 el profesor Ed Tryon publicó en la prestigiosa revista Nature, un artículo que demostraba que, según las leyes de la física, el universo podía crearse a partir de la nada absoluta a través de una fluctuación cuántica. Según este entendimiento, solo hubo una creación física. Toda la energía / materia y todo el espacio surgen como una mota minúscula de la nada absoluta. El universo se expandió a partir de esa partícula de espacio no al agregar un nuevo espacio, sino al expandirse el espacio original. Al hacerlo, la enorme concentración de energía de la creación del Big Bang se diluyó más dentro del espacio cada vez más extenso, por lo que la temperatura del espacio disminuyó.

Todo comienza con Adam

La pregunta que nos queda es, ¿cuánto tiempo hace que ocurrió la creación del Big Bang? ¿Fueron, como podría implicar la Biblia, menos de 6.000 años, o fueron los 14 mil millones de años que son aceptados por la comunidad científica? Lo primero que tenemos que entender es el origen del calendario bíblico.

La edad del calendario bíblico del universo se calcula sumando las generaciones desde Adán. Esto alcanza una cifra ligeramente inferior a los 6000 años. Además, hay seis días (en realidad el texto bíblico da 5 días y medio) desde la creación del universo hasta la creación del primer humano, que es el primer ser con alma de humano (no el primer homínido, un ser con forma e inteligencia humanas, pero sin el alma de humanidad, la neshamá). Tenemos un calendario que comienza con Adán. Los seis días anteriores a Adán están separados de esto. La Biblia tiene dos calendarios, dos relojes. Ésta no es una racionalización moderna. El Talmud ya discutió esto hace 1600 años.

La razón por la que los seis días anteriores a Adán (Génesis 1: 1 - 27) fueron eliminados del calendario es porque el tiempo se describe de manera diferente en esos Seis Días del Génesis. Allí, el paso de cada día se describe como & # 8220Hubo la tarde y la mañana & # 8221 sin relación con el tiempo humano. Una vez que llegamos a la progenie de Adán, el flujo del tiempo es totalmente en términos humanos. Adán y Eva viven 130 años antes de tener a Set. Set vive 105 años antes de tener a Enós, etc. (Génesis capítulo 5). Desde Adán en adelante, el flujo del tiempo está totalmente basado en los humanos, en la tierra. Pero antes de ese tiempo, es un concepto abstracto: & # 8220 Tarde y mañana & # 8221 Es & # 8217 como si la Biblia estuviera mirando esos eventos de Génesis Uno desde un punto de vista diferente a la tierra, una visión cósmica del tiempo. . ¿Cuál podría ser la percepción bíblica del tiempo de esos eventos antes de Adán en relación con nuestras medidas terrestres?

Profundizando en el texto

Al tratar de comprender el flujo del tiempo aquí, debe recordar que los Seis Días completos se describen en 31 oraciones. Los Seis Días del Génesis, que le han dado a la gente tantos dolores de cabeza, ¡se limitan a 31 oraciones! En el MIT, en la biblioteca de Hayden, teníamos unos 50.000 libros que tratan del desarrollo del universo: cosmología, química, termodinámica, paleontología, arqueología, la física de alta energía de la creación. Río arriba en Harvard, en la biblioteca de Weidner, probablemente tengan 100.000 libros sobre estos mismos temas. La Biblia nos da 31 frases. No espere que con una simple lectura de esas oraciones, sepa cada detalle que contiene el texto. Es obvio que tenemos que profundizar más para obtener la información.

¿Qué es un & # 8220day? & # 8221

La respuesta habitual a esa pregunta es que la palabra "día" en el capítulo uno de Génesis sea un período de tiempo largo. Doble la Biblia para que coincida con la ciencia. Afortunadamente, el Talmud en Hagigah (12A), Rashi allí y Nahmanides (Génesis 1: 3) nos dicen que la palabra día significa 24 horas, no amanecer y puesta de sol. El sol no se menciona hasta el día cuatro y todos estos comentarios se refieren a los seis días, comenzando desde el día uno. Pero el comentario continúa en Éxodo y Levítico, que los días son de 24 horas cada uno (nuevamente, no se relacionan con el amanecer y el atardecer, simplemente conjuntos de 24 horas). Son seis, y su duración no supera los seis días de nuestra semana laboral, PERO, continúa el comentario, contienen todas las edades del mundo. ¿Cómo pueden seis días de 24 horas contener todas las edades del mundo?

El flujo flexible del tiempo y el estiramiento del espacio.

Cuando un científico afirma que nuestro universo tiene 14 mil millones de años, hay una segunda mitad de esa oración que rara vez se articula pero que se conoce muy bien. El universo tiene 14 mil millones de años, medido a partir de las coordenadas espacio-temporales de la Tierra, es decir, medido desde nuestro punto de vista, nuestra ubicación, dentro del universo. Pero hay un aspecto del universo que cambia la percepción de la sincronización de los eventos cuando esos eventos se ven, no "en el lugar", sino desde lejos, a través de una gran distancia galáctica. Ese es el estiramiento del espacio. El universo comenzó como una mota minúscula y se extendió desde allí. El espacio realmente se estira. El resultado del estiramiento del espacio produce el efecto de que al observar una serie de eventos que tuvieron lugar en las profundidades del espacio, lejos de nuestra galaxia, a medida que la luz de esos eventos viaja a través del espacio, el tiempo de la secuencia de eventos en realidad se alarga. . Al estimar el tiempo real de una secuencia de eventos de distancia, debe tenerse en cuenta la corrección de este tramo espacial. Esta es la astronomía estándar. (En La ciencia de Dios, doy la lógica en detalle en términos simples y fáciles de entender).

La creación del tiempo

Al final de cada día de los seis días de la creación, el día está contado. Sin embargo, Nahmanides señala que hay discontinuidad en la forma en que se cuentan los días. Al final del primer día, el verso dice: & # 8220 Hay tarde y mañana, Día Uno. & # 8221 Pero el segundo día no & # 8217t dice & # 8220Tarde y mañana, Día Dos. & # 8221 Más bien, dice & # 8220 tarde y mañana, un segundo día. & # 8221 Y la Biblia continúa con este patrón: & # 8220 Tarde y mañana, un tercer día & # 8230 un cuarto día & # 8230 un quinto día & # 8230 el sexto día. & # 8221 Sólo el primer día, el texto usa una forma diferente: no & # 8220primer día, & # 8221 sino & # 8220Día uno & # 8221 (& # 8220Yom Echad & # 8221). Muchas traducciones al inglés cometen el error de escribir & # 8220 un primer día & # 8221 Eso & # 8217s porque los editores quieren que las cosas sean agradables y consistentes. ¡Pero arrojan el mensaje cósmico en el texto! Ese mensaje, como señala Nahmanides, es que hay una diferencia cualitativa entre & # 8220one & # 8221 y & # 8220first. & # 8221 Uno es absoluto primero es comparativo. La Biblia, nos dijo, no podía escribir “un primer día” en el primer día porque aún no había habido un segundo día en relación con él. Si la perspectiva de la Biblia durante los primeros seis días hubiera sido desde el Sinaí mirando hacia atrás, la Biblia habría escrito un primer día. Para cuando se entregó la Torá en el Sinaí, había habido cientos de miles de & # 8220 segundos días & # 8221. La perspectiva de la Biblia para los seis días del Génesis es de la única vez en la historia del tiempo en que no había habido un segundo dia. Y ese es el primer día. Desde la creación del universo hasta la creación del alma de Adán (Génesis 1:27), la Biblia ve el tiempo desde cerca del comienzo del universo mirando hacia el futuro. En la creación de Adán y Eva, el alma de la humanidad, la perspectiva bíblica cambia de esta visión cósmica del tiempo al tiempo basado en la tierra. A partir de ese momento, todas las descripciones bíblicas del tiempo están basadas en el ser humano, en la tierra, las coordenadas espacio-temporales por las que vivimos.

Cómo percibimos el tiempo

Miramos el universo y decimos: & # 8220¿Cuántos años tiene el universo? Mirando hacia atrás en el tiempo, el universo tiene aproximadamente 14 mil millones de años. & # 8221 Esa & # 8217 es nuestra visión del tiempo y esos años pasaron. Pero, ¿cuál es la visión de la Biblia de esos miles de millones de años mirando hacia adelante desde el principio? ¿Cómo ve el tiempo?

Nahmanides enseñó que aunque los días de Génesis Uno son de 24 horas cada uno, contienen & # 8220kol yemot ha-olam & # 8221 & # 8211 todas las edades y todos los secretos del mundo. Nahmanides dice que antes del universo, no había nada & # 8230, pero luego, de repente, toda la creación apareció como una mota minúscula. Da una descripción de la mota: algo muy diminuto, más pequeño que un grano de mostaza. Y dice que esta es la única creación física. No hubo otra creación física, todas las demás creaciones mencionadas en Génesis Uno eran espirituales: el Nefesh (el alma de la vida animal, Génesis 1:21) y el Neshamá (el alma de la vida humana, Génesis 1:27) son creaciones espirituales.

Hay & # 8217 sólo una creación física, y esa creación era una mota diminuta. En esa mota estaba toda la materia prima que se usaría para hacer todo lo demás. Nahmanides describe la esencia de ese primer material como & # 8220dak me & # 8217od, ein bo mamash & # 8221 - muy delgado, sin sustancia. Y a medida que esta mota se expandió, esta esencia, tan delgada que no tenía sustancia material, se convirtió en materia tal como la conocemos.

Nahmanides escribe además: & # 8220Misheyesh, yitfos bo zman & # 8221 & # 8211 desde el momento en que la materia se formó a partir de esta sustancia sin sustancia, el tiempo se agarra. El tiempo se crea al principio. Pero el tiempo bíblico & # 8220 se agarra & # 8221 cuando la materia se condensa a partir de la sustancia sin sustancia de la creación del Big Bang. When matter condenses, congeals, coalesces, out of this substance so thin it has no material substance, that’s when the biblical clock starts.

Science has shown that there’s only one “substance-less substance” that can change into matter. And that’s energy. Einstein’s famous equation, E=MC 2 , tells us that energy can change form and take on the form of matter. And once it changes into matter, biblical time grabs hold the biblical clock begins. Energy – light beams, radio waves, gamma rays, x-rays – all travel at the speed of light, 300 million meters per second. At the speed of light, time does not pass. The universe was aging, time was passing, but until there was stable matter, nothing was present recording that passage of time. Time only grabs hold when stable matter is present. This moment of time before the clock of the Bible begins lasted less than 1/100,000 of a second. A miniscule time. But in that time, the universe expanded from a tiny speck, to about the size of the Solar System. From that moment on we have matter, and biblical time flows forward. The biblical clock begins here.

Day One and not a first day: seeing time from the beginning

Now the fact that the Bible tells us there is “evening and morning Day One”, comes to teach us that the biblical calendar begins from near the beginning looking forward.

We look back in time, and measure of the universe to be 14 billion years old. But as every scientist knows, when we say the universe is 14 billion years old, there’s another half of the sentence that we rarely bother to state. The universe is 14 billion years old as measured from the time-space coordinates of the earth, that is, from our current position in the universe.

The key is that from the creation of the universe to the creation of the soul of Adam, the Bible looks forward in time, from time-space coordinates when the universe was vastly smaller than it is today. Since then, the universe has expanded out. Space stretches, and that stretching of space totally changes the perception of time.

A brief example of what this means is useful to establish the effect of space stretching. Far off on some imaginary galaxy a person decides to send us information about his clock. Imagine going back billions of years, close the beginning of time. Now pretend way back then, when time grabs hold, there’s an intelligent community. (It’s totally fictitious.) Imagine that the intelligent community has a laser, and it’s going to shoot out a blast of light every second. Every second — pulse. Pulse. Pulse. And on each pulse of light the following formation is printed: “I’m sending you a pulse of light every second.” (Printing information on light, electro-magnetic radiation, is common practice. It’s what brings your phone messages and TV or radio to you.) Billions of years later, way far down the time line, we here on Earth have a big satellite dish antenna and we receive that pulse of light. And on that pulse of light we read “I’m sending you a pulse every second.”

Light travels 300 million meters per second. So at the beginning, when the light pulses are first released, the two light pulses are separated by a second of light travel time or 300 million meters. The pulses of light travel through space for billions of years until they reach the Earth. Pero espera. Is the universe static? No. The universe is expanding. The universe expands by space stretching. So as these pulses travel through space for billions of years, the space between them is stretching. The pulses get further and further apart. Billions of years later, when the first pulse arrives, we read on it “I’m sending you a pulse every second.” A message from outer space! You wait for the next pulse to arrive. Does it arrive second later? No! A year later? Maybe not. Maybe billions of years later. Because the amount of time that these pulses of light have traveled through space will determine the amount that space stretched between them. That in turn will determine how much time there will be between the arrivals of the pulses. This is standard astronomy.

14 billion years or six days?

Today, we look back in time and we see approximately 14 billion years of history and those years went by. But how would they be perceived from the Bible’s perspective of time? Looking forward from when the universe was very small – billions of times smaller – the Bible teaches that six days passed. In truth, they both are correct. What’s exciting about the last few years is that we now have quantified the data to know the relationship between the perception of time from the beginning of stable matter, the threshold energy of protons (their nucleosynthesis), looking forward and our measure of the history of the universe. It’s not science fiction any longer. A dozen physics textbooks all bring the same generalized number. The general relationship of the stretching of space between the era of proton anti-proton formation, that time near the beginning at the threshold energy of protons when the first stable matter formed, and time today is a million million. That’s a 1 with 12 zeros after it. Space has stretched by a million million. So when a view from the beginning looking forward says “I’m sending you a pulse every second,” would we see a pulse every second? No. We’d see one every million million seconds. That’s the stretching effect of the expansion of the universe on the perception of time.

The biblical text shows us (and the Talmud confirms) that the soul of Adam was created five and a half days after the big bang creation. That is a half day before the termination of the sixth day. At that moment the cosmic calendar ceases and an earth based calendar starts. How would we see those days stretched by a million million? Five and a half days times a million million, gives us five and a half million million days. Dividing that by 365 days in a year, comes out to be 15 billion years. NASA gives a value of just under 14 billion years. Considering the many approximations, and that the Bible works with only six periods of time, the agreement to within a few percent is extraordinary. The universe is billions of years old but from the biblical perspective those billions of years compress into five and a half, 24 hour days.

The five and a half days of Genesis are not of equal duration. Each time the universe doubles in size, the perception of time halves as we project that time back toward the beginning of the universe. The rate of doubling, that is the fractional rate of change, is very rapid at the beginning and decreases with time simply because as the universe gets larger and larger, even though the actual expansion rate is approximately constant, it takes longer and longer for the overall size to double. Because of this, the earliest of the six days have most of the 15 billion years sequestered with them.

CORRECTION TO THE CALCULATION OF THE AGE OF THE UNIVERSE

Following a talk I gave at AZUSA Pacific University, February 2011, a participant noted that when calculating the expansion ratio of space (that is, the fraction by which space had stretched) from the era of proton formation to our current time, I had neglected to correct for the fact that the rate of universal expansion is actually increasing. The million million expansion ratio is gotten by calculating the averaged ratio of the temperature of space now (2.76 K) relative to the threshold temperature of proton anti-proton pair production that marks the start of the biblical clock. The correction for this increase in the rate of universal expansion is in the order of 10%. Had the expansion been constant [and not super-linear resulting from the increased expansion rate], the temperature of space would be, not the currently observed 2.76 K, but 3.03 K. Introducing this correction reduces the expansion factor of the million million ( that is, a trillion) cited above, by 10% to 900 billion. As discussed above, the biblical time prior to the creation of the soul of Adam is 5 and half days. Expanding those biblical pre-Adam five and a half, 24 hour days by the expansion factor, 900,000,000,000, (i.e., 900 billion) results in age of the universe as viewed from our perspective of 13.6 billon years.

An exponential equation can be developed that details the number of years as measured from our perspective of time compressed within each of the five and half 24 hour days of Genesis Chapter One, taking each day as one “half life.” However rather than using the highly rounded off expansion factor of 900 billion, this equation uses the exact expansion factor (the ratio of the energy or temperature of space at the threshold energy of protons [10.9 x 10 12 K ] to the “AZUSA” corrected current energy or temperature of space [3.03 K ]). The result gives an overall age of the universe of 13.9 billion years and also the number of those 13.9 billion years of cosmic history held compressed within each of the biblical five and a half, 24 hour days of Genesis prior to the creation of the human soul of Adam. Starting with Day One, the results are, approximately: 7 3.5 1.8 0.9 0.5 0.2 billions of years compressed within each successive 24-hour biblical day. This is in close agreement with the NASA number of 13.7 billion years. Interestingly, several years ago an article in the prestigious peer-reviewed journal, Nature, used this identical approach to discuss the time from the beginning of the universe, but with a totally different agenda and so started its clock at the very creation which they projected as a singularity. The significance of this is that this respected science journal has given its stamp of approval for the methodology used here.

Einstein, in the laws of relativity, taught the world that time passes at different rates in different environments. Absolute time does not exist in our universe. The passage of time is relative. In regions of high velocity or high gravity time actually passes more slowly relative to regions of lower gravity or lower velocity. (One location relative to another, hence the name, the laws of relativity) This is now proven fact. Time actually stretches out. Where ever you are time is normal for you because your biology is part of that local system. Note that the above discussion does not relate to these laws of relativity. It relates to a very different phenomenon, the effect of the stretching of space on the perception of the passage of time.

God using nature’s forces

That God might have used the laws of nature to create the universe is fully consistent in relationship to the Biblical accounts of God’s actions. The only name for God in the creation chapter, Genesis chapter one, is Elokim, God as made manifest in nature. Maimonides in his monumental Guide for the Perplexed (1190 part 2, chapter 6)) wrote that God at times uses the forces of nature to accomplish God’s goal. An example of God using nature to accomplish a goal is in the Exodus account. After our leaving Egypt, God led us to the banks of the Sea of Reeds (or the Red Sea depending upon translations see the First book of Kings chapter 9 verse 26 for the location of the Sea of Reeds.). There trapped by the sea, God saves us from the pursuing Egyptian army by splitting the sea with a strong east wind that blew all night (Exodus 14:21). That detailed description of the wind was given to let us realize that the wind may have seemed natural. How natural? After the Israelites pass through the opened sea, the pursuing Egyptian soldiers follow right on in. After all it is just a lucky wind. (See D. Nof and N. Paldor Are there oceanographic explanations for the Israelites crossing of the Red Sea? published in the esteemed, peer-reviewed scientific journal The Bulletin of the American Meteorological Society, Vol. 73 no. 3 March 1992, for a peer-reviewed account of the possibility of the wind actually opening the sea.) If the wind had seemed super-natural, the army would have fled back home. So natural-seeming was the wind that the Bible had to tell us that it was God that made the wind blow at that time. So we see that the laws of nature instilled by God at the creation are a part of God’s tools in this world, and also for creating this magnificent world in which we dwell.

The Bible views time looking forward into the expanding space of the universe from the moment of the threshold rest energy of a proton, a moment that was a tiny fraction of a second following the big bang creation of the universe, when the universe was vastly smaller than it is today.

The earth based scientific measure views time looking back in time from the present toward the threshold rest energy of a proton, a moment that was a tiny fraction of a second following the big bang creation of the universe, a time when the universe was vastly smaller than it is today.

The most common non-linear relationship in the universe: A = A0e -Lt defines the relationship between the earth view of time and the Biblical view of time

Where e is the natural base = 2.71827

A = earth time in number of days

A0 = the instantaneous ratio of the threshold rest energy of a proton to the current energy of space corrected for the increase in the rate of expansion of space. The units are as temperatures and as a ratio of temperatures, the units of temperature cancel. The significance of A0 is that it equals the number of earth days that would be initially, instantaneously, compressed into the biblical perspective of time at the instant the energy level of the universe passed the threshold rest energy of a proton. As the universe expands and cools, the value of this ratio changes.

L = natural log of 2 = 0.693 divided by the half period

Half period = t1/2 = one Genesis day

t = time in Genesis days and goes from 0 to 5.5 days each day 24 hours duration 5.5 and not 6 because Adam receives the human soul – the neshama – half way through the 6 th day. In the calculation, the difference between using 5.5 or 6 is minute.>

Integrate A = A0e -Lt with t going from 0 to 5.5 days

Integral ∫A = Integral ∫A0e -Lt = (-A0/L)e -Lt

Note that the units of the right side of the integrated equation is days

Integral ∫A = -((10.9 x10 12 /3) x ( 1 day/0.693))e -0.693 t /1 day| with t going from 0 to 5.5 days

Integral ∫A = 5.12 x10 12 days = 14 x 10 12 years

Two views of one reality from two vastly different perspectives

See the main text of The Age of the Universe article for more details, especially the AZUSA suggestion used here to correct the equation for the increase in the rate of the expansion of space and its effect on the temperature of space. The effect of the correction is less than 10%. That is not a large correction but well worth using and for this I am indebted to the member of the AZUSA staff (who walked away before I could write down her/his name – I think it was a her!).


Edad del Universo

Age of the universe: 13.7 / 13.8 billion years, give or take few tens of million years. How we know that? How do we know how was the universe at the beginning?

The answer to the last question is: we are not quite entirely sure but we have sufficiently acceptable models that give us an idea of what happened. In 1964 two american radio astronomers of Bell Labs, Nobel Prize winners Arno Penzias and Robert Wilson accidentally discovered “fossil” traces of the universe that were emitted in EM radiation, thus only when those EM radiations were produced ≈ 380,000 years after the Big Bang, when matter cooled enough for the formation of atoms. These fossil traces are the so called Cosmic Microwave Background. In brief, the CMB is the relic EM radiation, in microwave length, that was generated during the initiating transparent phase of the universe, when matter started to organize in atoms and the opacity of the universe turned into a transparent state, allowing photons and other radiations to travel across it.

By measuring the cooling time of the universe through the measurement of CMB and combining the data with the expansion rate given by Hubble Law, we can calculate the approximate age of the universe by extrapolating backwards in time: because the universe is expanding (there have been accelerations and decelerations) and because of the Hubble constant (the quantity of which is still under debate) we can indirectly calculate the age of the universe, and by logical induction theorize that the whole mass of the universe was compressed in a singularity (smaller than the tiniest particle) at time = 0.

Basically, it is a backward calculation starting from a well known condition (the state of the universe at present), hence an incredibly hot and dense state of the universe at the beginning of time.

For those who quite understandably ask what has happened BEFORE the Big Bang, we are quite sorry but there is no before: time itself started WITH the Big Bang and there was nothing, nowhere, never before.


Key Concepts and Summary

Cosmology is the study of the organization and evolution of the universe. The universe is expanding, and this is one of the key observational starting points for modern cosmological theories. Modern observations show that the rate of expansion has not been constant throughout the life of the universe. Initially, when galaxies were close together, the effects of gravity were stronger than the effects of dark energy, and the expansion rate gradually slowed. As galaxies moved farther apart, the influence of gravity on the expansion rate weakened. Measurements of distant supernovae show that when the universe was about half its current age, dark energy began to dominate the rate of expansion and caused it to speed up. In order to estimate the age of the universe, we must allow for changes in the rate of expansion. After allowing for these effects, astronomers estimate that all of the matter within the observable universe was concentrated in an extremely small volume 13.8 billion years ago, a time we call the Big Bang.